Infinidad de matices

17/3/2017 | María José Rincón (Diario Libre, República Dominicana)

|Muchas veces hemos hablado de eso que se llama la economía de la lengua. Nuestro idioma aprovecha sus recursos al máximo para sacarles todo el partido posible. Hay tantas cosas que decir, con infinidad de matices, pero disponemos de un número finito de elementos para decirlas. Así que la lengua se saca del sombrero la recategorización, un proceso que hace que las palabras puedan realizar funciones que en un principio no les correspondían.

Un sustantivo se pone a trabajar como adjetivo y se comporta como tal: La doña está piedra. Piedra es un sustantivo femenino que el DLE define como ‘sustancia mineral, más o menos dura y compacta’, pero, en el ejemplo, piedra está usado como adjetivo. Las características propias de la piedra se aplican para describir a una persona. Es un sustantivo que se ha recategorizado como adjetivo. También sucede muy frecuentemente a la inversa. Un adjetivo funciona como sustantivo: Los prudentes son moderados y cautos. En este ejemplo prudente es un adjetivo que utilizamos como si se tratara de un sustantivo.

Leer más en diariolibre.com

 

También podría interesarle

De coleópteros y cleptómanos

21/4/2017 | María José Rincón (Diario Libre, República Dominicana) En nuestra lengua disponemos de muchos …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Powered by themekiller.com anime4online.com animextoon.com apk4phone.com tengag.com moviekillers.com