Tapabocas. Entre las palabras y las cosas

22/5/2020 | Andrea Calamari (Fundéu Argentina)

Que si los usan los contagiados o los recuperados, que si los necesita el personal médico o todos los que salen de sus casas, que si son caseros o comprados, que si llegan de China o los donan empresas locales, que si los diseña y subasta Benito Fernández, que si llegó una máquina importada que produce 7000 por hora, que si la OMS los aconseja o desaconseja, que si son un complemento a las medidas de higiene o si tienen un efecto placebo, que si se los pusieron a las esculturas del Monumento a la Bandera, que si ayudan o no ayudan a reducir el contagio. Un día el tapabocas empezó a formar parte de la vida cotidiana, primero en el discurso, después en la práctica.

Ahora se venden sueltos, en packs y en lotes de mil unidades en Mercado Libre. Hay de plástico, de neoprene, de friselina, de algodón, de lona.

Más en fundeu.fiile.org.a

COMPARTE

También podría interesarle

El chabacano se refina para sobrevivir

29/5/2020 | Sara Gómez Armas (Agencia EFE) Considerado durante siglos un idioma vulgar, un español roto …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Powered by themekiller.com anime4online.com animextoon.com apk4phone.com tengag.com moviekillers.com