no hay manera de que, no no hay manera que

La expresión no hay manera de que es la adecuada y preferible a no hay manera que, pues el sustantivo manera requiere la preposición de.

No obstante, en los medios de comunicación se omite con frecuencia la preposición en frases como «Un procesado se puede defender de los que están acusándolo, pero no hay manera que se defienda del prejuicio», «Cuando una idea es distinta a la de él, no hay manera que dé su brazo a torcer» o «No hay manera que en los próximos años se salga del nudo legal».

Tal y como se recoge en el Diccionario del estudiante, en esta expresión es necesario poner de tras el sustantivo manera para introducir el complemento oracional que le sigue, no solo cuando se trata de un infinitivo («No hay manera de ganar este partido»), sino también cuando es una oración encabezada por la conjunción que («No hay manera de que ganemos este partido»). Cuando, como en este último caso, la preposición de viene exigida por alguna palabra del enunciado y se suprime, se incurre en el error llamado queísmo.

En consecuencia, en los ejemplos citados lo adecuado habría sido escribir «Un procesado se puede defender de los que están acusándolo, pero no hay manera de que se defienda del prejuicio», «Cuando una idea es distinta a la de él, no hay manera de que dé su brazo a torcer» y «No hay manera de que en los próximos años se salga del nudo legal».

Esta recomendación es adaptación de la publicada por Fundéu RAE el pasado 16 de enero: no hay manera de que, no no hay manera que.

COMPARTE

También podría interesarle

sismorresistente y sismorresistencia, en una palabra y con doble erre

Los términos sismorresistente y sismorresistencia, que aluden a la propiedad que deben tener algunas construcciones …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Powered by themekiller.com anime4online.com animextoon.com apk4phone.com tengag.com moviekillers.com